La evolución del e-commerce

No es ningún secreto la evolución a paso agigantados del internet y todo lo que ello conlleva, parece que fue ayer cuando nos mandábamos sms y nos hacíamos “perdidas” como señal de que estábamos a escasos manzanas del punto de encuentro con tus amigos. O las esperas jugando al “snake”… y ahora no contemplamos el no tener un Smartphone, conectados 24 horas al mundo, el sentido del ocio adquiere un nuevo significado, en tiempo real puedes compartir con miles, millones de personas cualquier cosa.

Esta evolución tan espectacular ha cambiado la forma de ver el mundo en todos lo ámbitos, no solo en el social sino también el profesional, surgiendo así el llamado “e-commerce”.

Hace unos años la frase “me lo he comprado por internet” sonaba raro, provocaba desconfianza, miedo, inseguridad, al fin y al cabo se trata de dar tus datos a un ordenador, pero, ¿y ahora?, se podría decir que las personas han evolucionado junto con la tecnología y lo que antes, sencillamente no se contemplaba, ahora es lo más normal. Quien no ha comprado y compra por internet.

Según el estudio de la consultora Forrester, Europa alcanzará los 191 mil millones de euros en ventas en 2017, y España con casi un 18% de crecimiento anual se sitúa a la cabeza de los países de la UE. Un 44% de los internautas españoles, 11,8 millones de usuarios de entre 16 y 55 años, compra habitualmente por Internet. Los consumidores con edades comprendidas entre los 30 y 40 años elevan la cifra al 47%, mientras que por géneros existe una proporción muy similar entre ellos (43%) y ellas (45%). En la siguiente presentación puedes ver todo el informe: http://www.slideshare.net/elogia/i-estudio-anual-sobre-ecommerce-en-espaa-de-iab-spain-con-elogia?utm_source=slideshow02&utm_medium=ssemail&utm_campaign=share_slideshow_loggedout

Esta evolución, tiene sus pros y contras. Sus pros son que te ahorras colas, ganas tiempo, ahorras en stock y tienes una selección más variada y un mejor precio ya que te saltas eslabones de la cadena y llegas hasta el consumidor final, además de tener la capacidad de realizar publicidad mucho más barata que la convencional y segmentándola casi al milímetro de tu perfil objetivo. Por  contra, las tiendas a pie de calle pierden peso y en ocasiones afecta al pequeño comercio.

De esto se puede deducir que, es importante plantearse el tener un modo de venta online y también pensar en adaptarse a las nuevas formas de comercio.